Hasta el cuello

En materia de telefonía celular queda cada vez menos para innovar y Motorola decidió dar un paso más allá: inició el trámite de patentamiento de un micrófono que se aplica como un tatuaje autoadhesivo al cuello. Puede parecer una locura tal vez, pero tiene razones técnicas.
Los expertos afirman que la distancia entre el dispositivo y la boca genera un espacio por el cual se filtran diversos sonidos del ambiente y este nuevo invento zanjaría esta cuestión: al estar adherido al cuello capta las vibraciones de la laringe que se generan al hablar. De este modo, se anula el ruido externo y mejora notablemente la transmisión de la voz. El modo de conexión entre el teléfono y el micrófono será por medio de NFC o, el más clásico de todos, Bluetooth. Contará con batería independiente pero todavía no está definido acerca de si será recargable o no.
Germán Leiva, ingeniero en sistemas de EIT (European Institute of Innovation and Technology), afirma que este tipo de dispositivo permite obtener la información sin ningún tipo de distorsiones por estar ubicado a la altura de las cuerdas vocales. “La patente no significa que la empresa esté lista para un lanzamiento sino que están trabajando en ese área. Cabe la posibilidad de que haya un prototipo, pero hasta que el producto ingrese en etapa de comercialización puede pasar un tiempo considerable”, agrega respecto de su aparición en el mercado.
En estos últimos años hubo diversos inventos de este tipo. Se implementaron, por ejemplo, chips subcutáneos o los autoadhesivos de Nokia que permitían cierto tipo de interacción con el usuario, tal como vibrar para alertarlo de un mensaje o notificación.
En vistas de las mejoras que traería esta nueva idea, no queda más que esperar a que este nuevo chiche tecnológico llegue al alcance del usuario.

Comentarios

Entradas populares